Vitamina A, ¿qué debemos saber?

¿Qué sabemos sobre la vitamina A?

En muchas ocasiones nos preguntáis en la farmacia por la vitamina A, en suplementos alimenticios y también por sus derivados para uso cosmético.

Pues bien, vamos a saber un poco más acerca de esta vitamina; su origen, funciones en el organismo y los usos dermatológicos de la vitamina A y sus metabolitos (son otras formas químicas derivadas de la vitamina A, como el ácido retinoico, la tretinoína, isotretinoína, o el retinol).

La vitamina A es una vitamina liposoluble que juega un rol fundamental en la visión, el crecimiento de los huesos, aparato reproductivo, participa en diversas funciones celulares y en el sistema inmune. También ayuda al buen funcionamiento del corazón, los pulmones, los riñones y otros órganos.

Y la obtenemos a través de la dieta, con alimentos tanto de origen vegetal, como de origen animal. La podemos encontrar como vitamina A preformada, se encuentra en la carne vacuna, carne de ave, pescado y productos lácteos. Y como provitamina A, se encuentra en frutas, verduras y otros productos de origen vegetal. El tipo más común de provitamina A presente en los alimentos y los suplementos dietéticos es el betacaroteno.

Para obtener las cantidades recomendadas de vitamina A, hay que consumir alimentos variados, como los siguientes:

  • Hígado vacuno y otros órganos (aunque estos alimentos también tienen alto contenido de colesterol, por lo que deberá limitar la cantidad que se consuma).
  • Ciertos tipos de pescado, como el salmón.
  • Hortalizas de hojas verdes y otras verduras de color verde, anaranjado y amarillo; como brócoli, zanahorias y calabacines.
  • Frutas, como melón, papaya, albaricoque y mango.
  • Productos lácteos, como la leche entera.
  • Cereales para el desayuno fortificados.

Por tanto, la mejor recomendación es realizar una dieta variada y equilibrada, acorde a nuestras necesidades nutricionales.

Cantidades recomendadas de vitamina A, beneficios y contraindicaciones:

– Como hemos comentado, la vitamina A es beneficiosa para múltiples funciones en el organismo y por eso, es importante consumirla de forma natural a través de nuestra dieta.

– Es importante saber que que si tomamos suplementos vitamínicos que contengan vitamina A, al ser liposoluble, se acumula en tejidos grasos del organismo y por eso, se deben consumir realizando descansos.

Si superamos las cantidades recomendadas de vitamina A preformada en la dieta, o a través del consumo de suplementos alimenticios, puede ser perjudicial para nuestra salud. Y las mujeres embarazadas o que puedan estar embarazadas, no deben consumir dosis elevadas de suplementos de vitamina A (superiores a la ingesta diaria recomendada, lo que no significa que deban evitar alimentos que contengan vitamina A). Durante el embarazo o lactancia están contraindicados los medicamentos derivados de la vitamina A, como veremos a continuación.

– El consumo de cantidades elevadas de betacaroteno (provitamina A) u otras formas de provitamina A puede hacer que la piel tenga aspecto anaranjado. Las dosis elevadas de betacaroteno no causan defectos congénitos ni los demás efectos más graves provocados por el consumo de cantidades excesivas de vitamina A preformada.

Vitamina A y sus derivados para uso cosmético y dermatológico:

La vitamina A también es antioxidante y según la forma química tiene diferentes funciones sobre la piel.

– El ácido retinoico, uno de los metabolitos de la vitamina A, tiene acción antioxidante, despigmentante y estimula la síntesis de colágeno (es un potente y reconocido antiarrugas). Hay varias formas químicas (conocidas como retinoides), muy utilizadas por su alta eficacia en el tratamiento del acné, como son la tretinoína o la isotretinoína. Estos dos isómeros (moléculas que tienen la misma formula molecular pero distinta estructura), utilizados tanto vía tópica como oral, están en primera línea de los diferentes tratamientos para el acné. Y todas ellas deben utilizarse bajo estricto control y prescripción médica.

– El retinol es otro metabolito derivado de la vitamina A, menos activo que el ácido retinoico, con menos efectos secundarios y no precisa prescripción médica. Por eso, es muy utilizado en cosmética y encontramos distintas formulaciones en la farmacia que lo contienen. Principalmente apreciado por su acción antiarrugas y también por su acción queratolítica (renovadora de la piel). Nos resultará útil y pieles con acné o marcas residuales de acné, con arrugas o irregularidades en la textura de la piel. Podemos encontrarlo en diferentes formulaciones como; Retinil-acetato, Retinil-palmitato, o Retinilaldehído.

Desde la farmacia:

  • Podemos asesoraros y resolver cualquier duda que tengáis sobre los diferentes tratamientos con vitamina A y sus derivados.
  • Mientras se esté en tratamiento dermatológico o farmacológico con algunos de estos derivados, desde la farmacia debemos tener en cuenta que la piel puede estar más sensible, es especialmente importante informar a los pacientes sobre la necesidad de aplicación y renovación del protector solar durante las horas de sol debido a la fotosensibilidad causada por estos principios activos.
  • Y debemos prestar especial atención en aquellos pacientes que estén en tratamientos con retinoides orales por los posibles efectos adversos; ya que a nivel de piel y mucosas suelen provocar sequedad extrema, pueden alterar la analítica del paciente, provocar trastornos a nivel hepático, o favorecer la aparición de blefaritis o conjuntivitis.

Espero que os haya resultado interesante esta entrada y

sabéis que estamos siempre a vuestra disposición, 

en la farmacia o en consulta@farmaciapazferragut.com.

Imagen obtenida en Freepik.

About Maria Paz Arnau Ferragut

Licenciada en farmacia. Postgrado Especialista en Ortopedia, Postgrado Especialista en Dermofarmacia, y Titulación para la elaboración de SPD.

Deja un comentario

Tu email no será publicado.

− 4 = 5